Las 10 habilidades profesionales más requeridas en el mercado

El sistema educativo actual todavía se guía por las calificaciones en las evaluaciones. No se puede negar que, en general, este es uno de los principales parámetros para el éxito escolar. Por una parte, la preparación para los exámenes de ingreso, directamente relacionada con el mercado laboral.

Sin embargo, sabemos que el mercado laboral, anda en constante transformación, requiere mucho más que el conocimiento adquirido en la universidad. 

Hoy, las habilidades profesionales con respecto a las actitudes se destacan incluso en relación con el conocimiento específico.

Desafortunadamente, hay consecuencias de la desalineación de objetivos entre el estudio y las fases de trabajo. Muchos estudiantes se encuentran desconcertados incluso para elegir sobre su área de especialización. Falta de autoconocimiento necesario para evaluar su propio perfil de potenciales y habilidades. Las elecciones de carrera a menudo siguen guiadas por presiones financieras, de estado o familiares.

Incluso cuando hay una opción asertiva, es difícil eludir los diversos desafíos emocionales de la vida cotidiana que se encuentran en cualquier profesión. Sin darse cuenta de que están en constante evaluación del comportamiento, algunos terminan cometiendo errores en términos de despido.

¿Cuáles son las habilidades más importantes que se desarrollarán desde la escuela primaria? ¿Cómo ayudar a los estudiantes a tomar mejores decisiones laborales y realmente adaptarse al mercado?

¡Citamos algunos de los más relevantes aquí! 

1. Autocontrol y autoconocimiento.

Estas dos habilidades son muy relevantes incluso antes de la entrada efectiva en el mercado. Después de todo, elegir una profesión es un gran desafío acompañado de varias presiones individuales y sociales. Solo una persona con autoconocimiento podrá tomar esta decisión con mayor claridad al dibujar su perfil individual completo.

En ese momento, no solo se puede tener en cuenta el conocimiento intelectual, sino también sus capacidades cognitivas, sociales y emocionales. El autoconocimiento también ayudará a identificar qué potenciales y desafíos deben trabajarse para adaptarse a una profesión en particular.

Además, el autocontrol es importante para evitar tomar decisiones impulsivas y no reducir las tasas de abandono escolar entre los estudiantes universitarios. Si no hay claridad basada en el autoconocimiento, el autocontrol ayuda a aprender a esperar y actuar más cuidadosamente.

En el mercado, estas dos habilidades deben persistir en la vida cotidiana en todo momento. Aquellos que tienen autocontrol y autoconocimiento podrán identificar mejor incluso las otras habilidades. De esa manera, será posible resaltar lo que es positivo y evolucionar ante las dificultades, sin dejarse llevar por los impulsos emocionales. 

2. Ética

Otra habilidad fundamental es la ética. La ética representa un verdadero punto de inflexión porque guiará toda la vida de una persona hasta el más mínimo detalle.

Es poco probable que quienes carecen de ética personal la tengan en el trabajo. El sentido ético se refiere al impacto de sus actitudes en las relaciones interpersonales y el mundo.

También está directamente relacionado con la empatía y el impulso por el bien común. Por ejemplo, una persona poco ética en el trabajo puede dañar a un compañero de equipo para que se destaque. En una escala macro, es alguien a quien no le importaría generar un impacto ambiental negativo para generar más ganancias para la empresa.

En general, el análisis de la ética profesional también está vinculado a la cultura de la empresa. Aunque algunas actitudes éticas son obvias, como la honestidad, otras varían según valores específicos. Sin embargo, cada vez hay menos tolerancia en el mercado para personas poco éticas y, debido a la falta de autoconocimiento, algunos de ellos ni siquiera identifican esta deficiencia en sí mismos. 

3. Flexibilidad

Teniendo en cuenta un mundo globalizado e informatizado en constante transformación, ser flexible ya no es una opción. Ya sea para mantenerse al día con los cambios en los clientes, empresas, sectores y también en el mercado.

Los profesionales que son muy estrictos y que tienen dificultades para adaptarse rápidamente, pronto quedan obsoletos. Además de la flexibilidad en las habilidades técnicas que deben aprenderse, es válido para valores y comportamiento.

Uno de los grandes ejemplos en los que la flexibilidad es evidente es el choque generacional muy común en las empresas. Ambas personas mayores deben ser flexibles a una cultura y valores más jóvenes, y viceversa.

En ninguna parte las personas están totalmente alineadas con nuestras personalidades y objetivos. Ante tanta diversidad de generaciones, etnias, religiones, cultura, entre tantas opciones, ser inflexible también puede dificultar las relaciones de equipo.

Por lo tanto, es esencial abandonar un poco de su punto de vista cuando sea necesario en busca de un entorno más saludable.

4. Comunicación 

La comunicación es el arte de saber expresar y ser entendido, así como escuchar y comprender. La comunicación nunca es unilateral y siempre requiere un intercambio de ideas, información o incluso emociones.

Desde el momento en que hay fallas en la comunicación, todos los resultados pueden verse afectados negativamente en diferentes ámbitos. Un ejemplo de un problema de comunicación es su exceso, que representa una falta de objetividad y asertividad en la transmisión de contenido. Uno de los problemas que esto implica es el consumo de tiempo de las personas involucradas, que ahora es un recurso tan valioso.

En el caso de un entorno corporativo, correos electrónicos muy largos, muchas reuniones e incluso más comentarios de los necesarios pueden disminuir la productividad de los empleados.

Lo contrario también es cierto, la falta de comunicación puede ser aún peor y generar errores con graves consecuencias.

Es por eso que las empresas buscan personas que sepan comunicarse bien con sus pares, líderes y personal de manera coherente, respetuosa y objetiva.

5. Compromiso

Algunas personas parecen comprometidas cuando ven el trabajo solo como una obligación. Sin embargo, lo ideal es que el compromiso sean cada vez más espontáneos. Con el tiempo, se vuelve claro.

Por lo tanto, el verdadero compromiso está vinculado a la capacidad de autoconocimiento. Esto se debe a que es necesario tomar decisiones integradas con sus valores y propósitos. A diferencia de la ética, esta capacidad no puede transferirse simplemente a ningún sector.

Cada uno desarrollará una relación de compromiso única de acuerdo con sus intereses. Por lo tanto, el profesional que elige la profesión, el formato e incluso una empresa que se ajuste a su visión facilitará en gran medida su compromiso de trabajar.

Estas habilidades también asumen la responsabilidad con la que esa persona ve su trabajo. En estos momentos, no importa cuánto domines el tema. Si no hay compromiso, no hay progreso y mucho menos reconocimiento.

No es difícil encontrar profesionales altamente comprometidos que se destaquen en relación con aquellos que «saben más».

6. Trabajo en equipo

Esta capacidad está directamente relacionada con la comunicación, pero no significa lo mismo. Para trabajar bien en un equipo es necesario no solo comunicarse de manera efectiva con sus compañeros, sino también cooperar entre ellos.

Para eso, es necesario tener empatía para comprender los «dolores» del otro y colaborar en la resolución de problemas que conciernen a los objetivos comunes del grupo.

Quien se concentre solo en su trabajo puede leerse con una persona individualista, que no encaja con el mundo de hoy.

El trabajo en equipo es una de las habilidades más valoradas de un profesional calificado.

7. Planeamiento

No es raro encontrar perfiles de personas que parecen vivir día tras día. Aunque la flexibilidad y la espontaneidad también son bienvenidas, la verdad es que una vida completamente sin planificación tiende a fallar.

Especialmente dentro de una empresa, donde tenemos que lidiar con objetivos, plazos y resultados, la planificación y la organización siempre son cualidades bienvenidas.

En general, esta es una habilidad que las personas desarrollan tarde, cuando son adultos, cuando descubren que necesitan planificación financiera, laboral e incluso familiar. Y no es de extrañar que tengan tanta dificultad para organizar y dirigir planes a corto, mediano y largo plazo.

Idealmente, incluso en la infancia, se puede alentar a los niños a planificar incluso a corto plazo. Si reciben una asignación, pueden planificar cómo gastar el dinero durante todo el mes, por ejemplo.

La planificación no solo ayuda a tener una visión más clara del todo y lograr resultados firmes, sino también a optimizar el tiempo y enfrentar eventos imprevistos.

 8. Autonomia

La autonomía también es otra habilidad que muchos solo comienzan a desarrollarse en la edad adulta. Una de las razones principales es porque el sistema educativo en sí y las familias encuentran difícil estimular esta habilidad.

Cuando los adultos comprenden que un niño depende de padres y educadores, olvidan que la autonomía puede y debe desarrollarse desde una edad temprana. Comenzando con un pensamiento crítico e independiente, comenzando con algunas actitudes cotidianas.

La más común es una transición levemente abrupta entre la adolescencia y la edad adulta. Mientras que en la escuela los estudiantes son casi siempre objetivo, en el mercado deben ser autónomos e independientes.

Tanto si es un emprendedor, un trabajador independiente, un líder o incluso un empleado, la autonomía refuerza el papel de los profesionales más proactivos que son responsables de sus acciones. Es una habilidad intrínseca que no se logra simplemente alcanzando la edad adulta si no se ha trabajado antes. 

9. Competitividad

La competitividad puede verse incluso con una característica algo agresiva y a veces incluso negativa. Sin embargo, es a través de él que las personas siguen siendo innovadoras y motivadas para hacerlo siempre mejor.

Es posible trabajar con una competitividad saludable, respetando otras habilidades como la ética y el trabajo en equipo. A veces la competitividad no está vinculada a otros, sino a factores, resultados e incluso a usted mismo.

Puedes competir contra tus debilidades para ser alguien mejor y más efectivo, por ejemplo. Puede competir con resultados de bajo rendimiento del pasado o cualquier otra cosa en la que desee ver el progreso a través de una cierta «comparación».

Tener una visión de competitividad ayuda a los profesionales a tener la energía para sobresalir, que es lo opuesto a la inercia. Es una habilidad que trae la voluntad de ganar y es por eso que el mercado también lo valora.

10. Resiliencia

La resiliencia es una invitación a la capacidad de comprender y adaptarse a situaciones desagradables que están fuera de nuestro control. Ya sea retroalimentación negativa o incluso un resultado no realizado.

Las personas resilientes entienden estos matices entre «ganancias y pérdidas» e incluso si se sienten afectados cuando el equilibrio no se inclina a su favor, pronto vuelven a su estado habitual. Básicamente, no se rinden ante los primeros desafíos.

La imprevisibilidad y las presiones constantes a las que todos están sujetos, ya sea en el trabajo o en cualquier lugar, refuerza la resiliencia como una estructura emocional de profesionales más maduros.

Fuente: Educador360

Les dejo unas paginas que tiene artículos interesantes:

¿Qué es el Diseño Gráfico?

Los mejores modelos de negocios: servicios digitales

¿Quieres salir de deudas? Aplica estos 4 pasos

Educación en tiempo de coronavirus

Las habilidades digitales que debes manejar en 2020