¿Cómo es ser un buen traductor?

¿A quién se le llama traductor?

Un traductor es la persona quien tiene su trabajo es traducir un documento de un idioma a otro, de manera escrita. La traducción no es inmediata. Una buena traducción debería dificultar a los lectores bilingües diferenciar cuál es el original y cuál es la versión traducida.

“Un traductor se parece a una persona que hace la maleta. Tiene la maleta abierta delante de él, mete un objeto dentro, después piensa que a lo mejor otro podría ser más útil, saca el objeto, pero lo vuelve a meter dentro, porque, pensándolo mejor, piensa que es imprescindible. En realidad, siempre existirá ese “algo” que le escapa a la traducción, y el arte del traductor consiste en no permitir que se pierda nada….«

Marguerite Yourcenar

¿Cómo es ser un buen traductor? 

Por supuesto, no siempre es tan sencillo, traducir obras literarias requiere un conjunto de habilidades en lugar de traducir un documento legal, una revista médica o un certificado de matrimonio. Pero una traducción que no se puede distinguir del original es definitivamente algo en lo que trabaja.

Entonces, si este es el objetivo, ¿cómo llegamos allí? Echemos un vistazo al requisitos que debe tener un traductor.

traductor

Le citamos abajo algunos requisitos que debe cumplir un buen traductor.

Un buen traductor debe dominar su lengua materna

Es muy importante que domine su lengua materna y que tenga un buen nivel en ortografia, gramatica, puntuación sintaxis, etcétera. Esto ayuda que el texto traducido se pueda entender facilmente.

Un buen traductor debe dominar una segunda lengua

Al igual que el anterior, su segunda lengua se debe tener igual un alto dominio lingüístico para comprender mejor el mensaje y la estructura. Además del conocimiento básico, es indispensable adquirir otro tipo de conocimiento accesorio, por ejemplo el cultural. Esto enriquece a las traducciones y al traductor. 

Un buen traductor debe saber escribir de manera correcta

La redacción del traductor debe ser impecable para que el cliente esté satisfecho. Muchas veces, por ejemplo en el caso de las traducciones literarias, las traducciones se imprimen varias veces por lo tanto no es solo el cliente quien lee lo que el escribe. Es por esto que la traducción debe ser fácil de leer.

Un buen traductor debe manejar bien el tiempo

Generalmente los traductores trabajan de manera independiente. El debe ser responsable y cumplir con lo que le exige su oficio, tener un enfoque y disciplina; debe estar comprometido con su labor.

Un buen traductor debe estar actualizado en la tecnología

Aquí nos encontramos con herramientas informáticas, Traducción Asistida por Ordenador (TAO), recursos y fuentes básicas terminológicas (diccionarios, glosarios, enciclopedias, bases de datos, etc.). La tecnología es la mejor amiga del traductor, ésta lo ayuda a resolver cualquier duda con respecto a un proyecto y cualquier información encontrada le puede ser útil para un futuro.

Un buen traductor debe ser una persona detallada

El debe ser bien detallista y precisa, debe estar atento a cualquier error, inconsistencia terminológica, duda, error ortográfico, orto tipográfico, etc. y es por esto que la siguiente característica es tan importante.

Un buen traductor debe tomar siempre un tiempo necesario para realizar las revisiones una y otras veces

Las revisiones de las traducciones hacen una gran diferencia en términos de calidad. Si el traductor se toma su tiempo para revisar el documento en paralelo al original y después de traducido, la calidad del documento mejorará considerablemente. 

Un buen traductor debe tomar decisiones razonables

En caso de dudas terminológicas, es muy importante analizar el campo temático y inclusive hacer un intercambio con otros profesionales para elegir el mejor termino. Se debe investigar muy bien y no solamente tomar la primera traducción que se encuentra, como aquellos traductores “Google Translate” que simplemente copian la traducción sin siquiera preocuparse por indagar un poco más.

Un buen traductor debe mantener el formato del documento

Los PDF son un dolor de cabeza para muchos traductores, pero a veces hay que dar un poco más de sí para entregar el documento en el mismo formato en que se recibe y hacer feliz al cliente. 

Un buen traductor debe amar su trabajo

Además de cumplir con estas anteriores características de un buen traductor, lo más importante para no quedarse estancado en un simple “Google Translate” es amar la labor de traductor.

Si necesitas algún servicio de traducción o interprete, contáctenos!